Magallanes y "la fiesta del gas"


Punta Arenas, Chile.

Image via Wikipedia

Este año 2011 ha comenzado en materia política doméstica con una crisis política de proporciones: la “Crisis del Gas

Mi opinión al respecto es que no se le puede y no se les debe subir el gas a los magallánicos, Es más, se les debe subsidiar todo lo necesario para compensar el altísimo costo de vida que implica vivir por esos pagos, pero estos subsidios deben ser por ley. Es incomprensible que se haga política pública por medio de una empresa estatal como es la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

El gas allá no sólo se utiliza para cocinar y calefaccionar la casa (porque el frio de mierda cala los huesos y sobretodo el viento son “de ciudado”), sino que también se utiliza para movilizarse (autos a gas natural), las industrias y el comercio funciona a base de gas.

Comprenderán entonces por qué el alza del gas es tan unánime y radicalmente rechazada, desde los comunistas hasta la UDI, desde la dueña de casa al Obispo católico de Punta Arenas, desde el alcalde al gremio de taxistas, etc.

He tenido compañeros de colegio y de universidad que son puntarenenses y una ex-polola cuya infancia y pubertad la vivió allá debido a que era hija de un oficial de la armada que fue destinado a la III Zona Naval. Eso me ha hecho formarme un cuadro bastante “testimonial” del asunto.

Mas que mal no hay que olvidarse que Punta Arenas es la segunda ciudad mas cara de Chile y zona extrema (por ende instituciones civiles y militares pagan una jugosa “asignación de zona” por ir a instalarse allí). Se salva de no ser la ciudad mas cara de Chile sólo por poseer “Zona Franca”. Aparte una de las ciudades con mayor cantidad de radiación UV dada su proximidad al hoyo de la capa de ozono.

Bandera Magallánica

Bernardo O’Higgins la tenía clara, tanto así que en su lecho de muerte en la Hacienda de Cañete en el Perú, lo último que musitó antes de expirar fue “Magallanes” denotando la importancia estratégica de dominar el paso transoceánico.

Como en el futuro habrán menos horas de historia, nadie sabrá esto.

Muchas veces nos tomamos a nosotros mismos como parámetro del mundo en el que vivimos, lo cual es un error. Acá en Santiago tenemos de todo y si bien no es en absoluto barato, por lo menos la cercanía hace que esté al alcance de la mano.

En Punta Arenas todo queda a la chucha del mundo, es un espacio abierto e indómito como escribía Francisco Coloane. Y en la Patagonia, Argentina está cruzando la pampa y no detrás de la cordillera por lo que el tráfico de chilenos y argentinos (todos patagones) cruzando la “frontera” es como cruzar Alameda con el Paseo Ahumada. Sin ir mas lejos hay gauchos chilenos y el fallecido presidente de Argentina Néstor Kirchner (natural de Río Gallegos) es hijo de chilena y específicamente de Puntarenense.

Por eso los magallánicos son como son, con bandera propia, con una mística particular, con parlamentarios de la zona, todo un ejemplo, no aceptan ni aguantan políticos “afuerinos” (al revés de los valdivianos que tienen como senadores a dos insignes políticos santiaguinos). Es por esto que desde Santiago (desde la UDI al Partido Comunista) no han sabido “leer políticamente” lo que ha pasado y lo que está pasando en Magallanes.

Esa visión decimonónica que a Chile se le gobierna exclusivamente desde Santiago desde el confortable sillón del segundo piso del Palacio de la Moneda y que desde “la capital” se le ordene a todo el país el qué, el cuándo, el cómo y el dónde hacer las cosas ha comenzado a caer en desgracia. Que a estas alturas del partido que el Presidente de la República tenga Intendentes Regionales como el antiguo y rancio Imperio Español tenía virreyes en sus dependencias ya no se explica y no se justifica. Enhorabuena.

Como lo conversaba con @rflorestoro, quizas ha llegado la hora de abrirse de una vez por todas a discutir que Chile sea un estado regional, estilo España.

Al final sería lo mas sano para Chile… Santiago incluido

Charly García – “No voy en tren” (solo para los que saben)

Advertisements

3 thoughts on “Magallanes y "la fiesta del gas"

  1. Como dijo el descuartizador, vamos por parte:

    Este conflicto tiene varias aristas, todas de relevancia (económicas, políticas, sociológicas), pero para efectos de un modesto análisis voy a dividir en dos partes el estudio (que quizas se alargue) sobre el tema.

    El primero de ellos es el problema del gas. Efectivamente la economía interna de Magallanes se basa fuertemente en la energía (en el mas amplio sentido) que genera este producto y, por ello, suena a arbitraria la subida de precios del producto, considerando el alto costo de la vida de la región. Pero también vale la pena hacer algunas menciones que el grueso de los opinantes en el tema han obviado, creo que deliberadamente. El primero de ellos es el nivel de ingresos: se estima, de acuerdo a estudios previos a esta crisis de Libertad y Desarrollo, que Punta Arenas es la segunda ciudad con mayor nivel de ingresos per cápita en Chile. No solo ello: cuentan con zona franca, lo que de por si alivia enormemente los bolsillos de los “chumangos”. Y en cuanto al gas mismo, pagan en este momento un septimo de lo que se paga en el resto del pais por el mismo producto; y es justamente allí donde está uno de los graves problemas al cual pasaré a referirme ahora: el descriterio a la hora del consumo.

    Una de las críticas que se ha hecho es la de que existe un consumo indiscriminado del mismo y se explica con un ejemplo: se dice frecuentemente que en invierno los puntarenenses, cuando quieren temperar las casas tras conseguir el calor del gas, no lo cortan, sino que dejan abiertas ventanas. Esto, que en rigor no es mas allá que un pelambre, no tendría nada de grave si no fuera porque el gas está en proceso de agotamiento y que ENAP no es capaz de soportar la situación.

    Y aquí es donde entraré quizas al punto mas escandaloso del tema: la situación financiera de la empresa. Dificilmente sea sostenible llevar una política de subsidios para una empresa cuyo presupuesto equivale a 1/15 de sus pasivos, aproximadamente. Durante años se sostuvo una política de subsidios descriteriada (en el sentido de que nunca se planificó correctamente la aplicación de los mismos) en que el despilfarro fue ley (si no, recordemos el caso del gerente general de ENAP durante la administración Bachelet, el socialista Enrique Dávila, que viajaba de paseo a Punta Arenas con su amante cargandole los costos a la institución). Y así tenemos una ENAP virtualmente quebrada, que además ahora no ha manejado de manera inteligente la papa caliente que tiene en sus manos, tras las torpes intervenciones del titular de Energía aun en ejercicio, Ricardo Raineri.

    Y tenemos la segunda parte de mi análisis, que es el tema Magallanes: hace años que la zona austral viene dando señales claras de “personalidad propia” que han sorprendido y desconcertado a los santiaguinos. Y es que ser la primera región en ganarle el gallito al binominal claramente hace el tema llamativo; y con la crisis del gas quedó de manifiesto que ese carácter propio excedía solo temas coyunturales. Tras dos siglos de estado unitario, los magallánicos han logrado poner en el tapete la duda de que si dicho modelo de estado resiste aun tal como fue planeado o bien debemos abrirnos a la posibilidad de modificarlo. Y la discusión no es menor, considerando que la implementación de un modelo de estado regional (tal como España; un modelo federal es ir demasiado lejos) provocaría una serie de efectos que quizas sean positivos para nuestra política (como, al ampliarse el numero de cargos de eleccion popular, dar tiraje a la chimenea en los partidos).

    En fin, para no seguir dando la lata, me resta por decir que en esto el gobierno del Presidente Piñera puede tener el sarten por el mango y, si hay voluntad, iniciar dos procesos verdaderamente revolucionarios (en el sentido literal y no en el trasnochado de parte de la izquierda) como son un cambio en el modelo energético y una reforma profunda al Estado, con los que solucionaría, de paso, el dolor de cabeza magallánico.

    Eso, saludos

    PD: sorry, pero la frase de ayer de Marinovic en twitter no admite justificación: el haber amenazado con entregar la zona austral a Argentina es imperdonable para un diputado de la República. Asi de simple

Comenta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s