La verdad sobre el clásico universitario


Lugar del Estadio Nacional donde me encontraba (Andes Sur – Puerta 20), testigo privilegiado de los acontecimientos (no menos de 25 metros desde donde salió el proyectil)

Para el que estuvo en el Estadio Nacional ése domingo, lo que pasó no es chistoso ni objeto de burlas. Podrá ser jocoso para el hincha de cartón papel corrugado que se vió 1001 repeticiones del partido y que la suspensión del partido sólo le ocasionó la molestia de cambiar de canal, pero para el que tuvo que levantarse temprano un domingo (muchos con familia completa incluida) para el que tuvo que mamarse una auténtica casa de putas para entrar, y otro tanto para salir, lo del clásico fue un drama mayúsculo.

Pasa que hay varios caraduras (azules y franjeados) que se ponen a dar cátedra de moral deportiva y que se esconden detrás de la pantalla de su PC/Notebook/Smartphone para tirar mierda gratuita a los de la contraria. Con el control remoto en la mano cualquiera es “hincha incondicional” – Facebook y Twitter incluidos – y con esto hago referencia a un grupo muy específico de hinchas que con suerte van al estadio cada eclipse de sol, alineación planetaria o paso del cometa Halley (y sólo si hay buen tiempo y la entrada está barata).

Yo estuve en el estadio, no me lo contaron por radio ni lo ví por el CDF Premium así que a mí no me vienen con estupideces ni moralinas de segunda mano.

¿Estadio Seguro?

Acá con toda la legítima batahola post-partido hay responsables están pasando colados. Pregúntese usted: Si suspendieron el partido por un proyectil – que en realidad fue mas de uno – ¿quien debía velar por la no entrada de proyectiles? Sí, Estadio Seguro y su responsable directo, el señor Christian Barra.

De partida, entrar al coliseo de Ñuñoa fue una aventura no poco riesgosa y que en cierta medida prefiguraba lo que podría pasar y que terminó pasando:

  1. Hay trabajos en Grecia con Pedro de Valdivia por lo de la futura estación de metro de la línea 6, los huevetas de Estadio Seguro no se preocuparon de aislar convenientemente esa zona. Por ende recoger piedras para tirárselas a quien sea era cosa de agacharse y tomar las que quisieras
  2. Habían giles que estaban entrando al estadio por la pandereta que divide la piscina olímpica techada con la futura estación del metro
  3. El acceso por Grecia fue simplemente un quilombo: aglomeraciones por una “fila uno entran sólo mujeres” y de “de la 8 en adelante entran sólo los abonados” generando una cola espantosa, los “controles de seguridad” eran un chiste (a mi y a varios ni revisaron). Deberían haber evitado la aglomeración, por ejemplo, habilitando la entrada de Pedro de Valdivia para los que entran a Andes.
  4. Los torniquetes de control de identidad (que se supone es el nervio central del plan) ESTABAN TODOS MALOS, sencillamente nunca funcionaron. Así que todo y todos pasaban.

Conversaba con un amigo que, fácticamente, ese domingo se podía haber entrado con nula dificultad un bolso lleno de proyectiles.

Terminado el primer tiempo ya el ambiente en el estadio estaba caldeado, tanto así que en entretiempo entraron FF.EE. al sector de los hinchas de la Católica a llevarse a un par. Eso fue visto por TODO el estadio (a prueba de desmentidos).

Respecto de lo de Meneses así lo vi:

Se disponía a lanzar el córner cuando veo un objeto oscuro tipo rollo de serpentina literalmente “flotar” en el aire, fue casi en cámara lenta y pegándole entre cuello y cabeza. No fue el único, casi con un segundo de desfase vi volar otro del mismo tamaño pero color blanco

Por instinto de supervivencia salí con mi novia al instante después que un pelotudo saltó el foso y se metió a la pista atlética y lo pararon los guardias de seguridad de peto flúor. Una odisea, no paró ninguna puta micro, al final con taxi llegamos a un lugar donde si pudimos abordar una micro del muy puto Transantiago. A las horas me entero por CNN que en Marathón con Grecia había quedado la escoba.

Sensaciones

Estoy con una mezcla de pena/bronca/verguenza enorme, desde los 7 años que voy al estadio, he estado en superclásicos brígidos (incluídas finales de campeonato) y primera vez que me toca (y que me disculpen la gente con capacidades diferentes) que un MONGÓLICO ATORRANTE DE MIERDA nos echa a perder un partido que, creo, estaba bastante interesante. Mi novia primera vez iba a un clásico universitario y creo que fue su ultima… no la culpo.

La Pelotita

Respecto del partido en sí: LorenzettiCTM ¡Que manera de putearlo! Gustavo siendo un jugador de buen pie parece que tuviera “arcofobia”, teniendo el arco de frente siempre terminó dando pase a otro peor posicionado que el. Por otra parte RubioCTM siempre haciendo una de mas que la termina cagando (como Alexis Sánchez en la era Borghi), todavía este huevón esta robando con los goles al Antofagasta. Aranguiz errático como nunca.

La católica fue ostensiblemente mas efectiva, llegó poco pero cuando llegó siempre con peligro real, toda la U (dirigencia, cuerpo técnico, jugadores) por la trascendencia del partido derrochaba neurosis, y eso redundó en llegadas torpes, pelotazos y pases erráticos.

Gentileza Photosport

Párrafo aparte se merece Marco Antonio Figueroa Montero: un vendehumo narcisista y limítrofe (futbolísticamente hablando) improvisó a un cortado DumaCTM como puntero derecho cuando no tiene las condiciones para ello, eso mer recordó cuando Borghi puso a Vidal de líbero, improvisación pura.

Que Lorenzetti haya tenido que cabecear centros de Duma grafica a carta cabal lo extraviado – o lo tonto, o lo ignorante, elija usted – de MAF

Para colmo se va terminado el 1T al circulo central a putear a la terna referil.

En cuanto al actuar de Enrique Osses Sencovich, siempre se ha dicho que “un partido es bueno en la medida que el árbitro pasa desapercibido“; con Osses hay certeza absoluta de que eso no pasará. Si bien hizo lo correcto en suspender el partido, su histrionismo y sus ínfulas de divo a la hora de dirigir no ayudó al espectáculo, lo ensució. De hecho, su designación precalentó el clásico.

El Post-partido

Respecto de Yuraszeck me parece un tipejo absolutamente indefendible, así que todo lo mal que se hable de él estoy desde ya de acuerdo. Por favor que llegue Carlos Heller a la presidencia y que se traiga a un DT digno de calzarse el buzo de técnico de la Universidad de Chile. Lo de Herrera y Aránguiz no merece comentario, simple.

En resumen, lo del domingo es vergonzoso y antes de caer en el comentario termocefálico fácil, deberían todos los estamentos del fútbol y nosotros como hinchas asumir nuestra responsabilidad respecto de fomento de la violencia. Si no, será demasiado tarde y vamos a estar peor que en Argentina.

Skank – “É Uma Partida De Futebol

PD: Siempre he creído que existe nula disposición política para erradicar el tema ¿sabe por qué? Porque los barristas terminan siendo los brigadistas de campaña de los políticos en época electoral. ¿O le parece muy normal que un diputado de la República aparezca interponiendo recursos de protección junto al lider de una barra brava? (Hasbún / “Pancho Malo”). Saque sus conclusiones.

Advertisements

Comenta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s