La mano de Alláh (يد ا)

Todos recuerdan el famoso legendario gol de Diego Armando Maradona en el Estadio Azteca frente a Inglaterra en el Mundial de México 86 en cual el “Pelusa” agarró el balón en el círculo central y desparramando ingleses en el camino anotó frente a Peter Shilton. Anotación que a la postre le valió ser conocida como “El Gol del Siglo”.

Pero muy pocos somos los que recordamos el golazo que un día como hoy pero en el Mundial de Estados Unidos ’94, Saeed Al-Owairan, el “10” de Arabia Saudita – “El Maradona del Golfo Pérsico” – les metió a los belgas en el RFK Memorial Stadium de Washington.

Con ustedes el gol:

Pongamos las cosas en perspectiva:

Ese partido de cuartos de final ARG – ENG, se disputó con mucho morbo ya que 4 años antes había acaecido la nefasta Guerra de las Malvinas, donde unas aburgesadas FF.AA Argentinas mandaron al frente a jóvenes sin preparación ni equipamento a enfrentar a la poderosa Gran Bretaña quienes enviaron lo mejor de su arsenal, logística y dotación militar (Gurkhas incluidos). Entonces el gran mensaje que mandó Maradona al mundo – que por lo demás jugó lesionado de los tobillos todo el mundial – es que “cuando son sólo once contra once y disputando en igualdad de condiciones la misma pelota, los argentinos son mejores

El gol del Diego es lindo (técnica en velocidad), pero para mi gusto no es el mas lind que haya visto, en el gol del Diego hubo mas simbolos extrafutbolísticos que otra cosa.

Rodrigo – “La Mano de Dios

El Tabule (طبولة)

Dentro de las cosas ricas que se puede comer al almuerzo en estas épocas (algo barato, fresco y acorde a cuaresma) y eso lo he aprendido con los paisanos es un buen Tabule.

El plato es sencillísimo y no tiene mas ciencia que: tomate (preferentemente cortado en media lonja), lechuga, perejil picado muy finito, búrgol (una especie de trigo molido): se hace una ensalada, se aliña con jugo de limón, sal y aceite de oliva ¡listo!

Amr Diab  – “Tamally Maak

Mecca Cola: La gaseosa con conciencia política

mecca cola in the cooler

Image via Wikipedia

Este es un artículo rescatado del extinto sitio web “Virtualia” el cual escribí bajo mi nombre de usuario “EMPPU” el cual decidí escribirlo retroactivamente.

Mecca Cola:
La gaseosa con conciencia política

No bebas más como un estúpido, bebe con compromiso“. Ese es uno de los eslóganes publicitarios de esta singular bebida que pretende ser la alternativa islámica al imperio de Coca Cola. Así que ¡¡refréscate con conciencia política… toma Mecca Cola!!

Esta historia, al revés de lo que pueda pensarse, comenzó en Europa, específicamente en Francia, cuando al director de una radio local (Radio Méditeranée), el francés de origen marroquí Taoufik Mathlouthi, se le ocurrió la genial idea de llevar su postura de resitencia antiimperialista al mercado de las gaseosas. Hasta ahora no se puede quejar, puesto que ya lleva vendidas más de dos millones de botellas al mes en 34 países, sobre todo en Francia (país de origen de la Mecca-Cola), Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca y en el Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo). Tan bien le ha ido a que la empresa fabricante de esta bebida, Mecca Cola Beverages France, va a embotellarla a partir del mes próximo en Marruecos y en los Emiratos Arabes Unidos.

Mecca-Cola se presenta al mercado con diseños gráficos y envases sospechosamente parecidos a los de la Coca-Cola (la típica etiqueta roja y con letras blancas). En el interior de la botella se encuentra una bebida con un sabor muy similar a la del país del “gran satán”, con un poco menos de gas y más dulzona, según asegura el creador de la gaseosa fundamentalista.

“Los musulmanes en el mundo se pasarían de imbéciles si les dan su dinero a los estadounidenses, que usan este mismo dinero para comprar armas para matar a los musulmanes”.

Así dice Mathlouthi. Desde ese punto de vista, beber Mecca-Cola se convierte así en un acto político. De hecho (y para demostrar que no sólo se queda en el eslogan), el 10 por ciento de las ganancias de Mecca-Cola se destinan a financiar la causa palestina, en tanto otro 10 por ciento de las utilidades se reparte entre las ONGs europeas que trabajen en favor de los palestinos.

Saber El Robaey – “Sidi Mansour