HidroAysén o Santiago es Chile

El otro día andaba por la 4 del Metro cuando repetían insistentemente (rayando en la invasividad) en las pantallas del tren el siguiente comercial:

Al final, para mis adentros exclamé: ¡¡¡ Huevones de mierda !!! Era que no, “Si Chile no duplica su energía desde hoy en diez años mas funcionará a medias“.

Digan las cosas como son:

La represa eléctrica de Aysén es para alimentar los requerimientos eléctricos de Santiago. Es Santiago es que funcionará a medias.

Implícitamente te están diciendo que Santiago es Chile, que si bien es fácticamente cierto, no es lo que debe ser.

El problema es el siguiente: la “Capital” consume muchísima mas cantidad de energía eléctrica de la que produce, entonces profita del famoso Sistema Interconectado Central (SIC) para abastecerse,en desmedro de las regiones que consumen muchísimo menos.

El SIC lo único que hace a la larga es aumentar la desigualdad económica entre Santiago y las regiones, manteniéndolas en el subdesarrollo.

La idea sería que cada región de Chile se auto-abasteciera, pero eso nos llevaría necesariamente a que para satisfacer la cada vez mas creciente demanda de electricidad de Santiago habría que echar mano a la siempre polémica Energía Nuclear.

Aunque en La Reina hay un reactor nuclear (y debajo de una falla geológica) y nadie dice nada. Santiago sería una suerte de Springfield, pero tercermundista.

Las energías solares y eólicas están muy bien bajo sistema de autoabastecimiento regional, pero bajo el centralista SIC es nada.

Pink Floyd – “Money

Cachantun + woman

Hoy probé la Cachantún + woman, una nueva agua mineral saborizada salida al mercado chilensis, ésta es la descripción publicitaria del producto:

Cachantun presenta mas Woman, un agua mineral saborizada multi-función para la mujer multi-rol. Este nuevo producto, elaborado en base a agua mineral Cachantun, fue pensado para la mujer de hoy,  y así responde a los gustos y necesidades de la mujer actual que busca verse y sentirse bien.

Lo que no me calza en la cabeza es lo de “Woman“, ya no hayan que sacar estos gerentes de marketing ¿Para qué un agua mineral “para minas“? ¿tendrá alguna propiedad específica benéfica para las féminas, como por ejemplo, regula menstruaciones o calma los dolores de ovarios? ¿¡WTF!?

Imagínense llegado el punto en que pruebas este nuevo producto y si te gustó ¿hará conectarte con tu lado femenino? ¿te conviertes en gay por consumo? Ya me imagino vas por la calle y entras a un boliche y dices llegando al mostrador:

    • A: Me da una “Cachantún + woman” por favor
    • B: ¿Cuál caballero?
    • A: Esa, la de botella morada

La de carcajadas que se van a hacer a propósito de esto va a ser notable.

Placebo – “Wouldn’t it be good” (hit ochentero original de Nik Kershaw)

PD: Igual es rica el agua, mi masculinidad no se va a ir al resumidero por ello

Mecca Cola: La gaseosa con conciencia política

mecca cola in the cooler

Image via Wikipedia

Este es un artículo rescatado del extinto sitio web “Virtualia” el cual escribí bajo mi nombre de usuario “EMPPU” el cual decidí escribirlo retroactivamente.

Mecca Cola:
La gaseosa con conciencia política

No bebas más como un estúpido, bebe con compromiso“. Ese es uno de los eslóganes publicitarios de esta singular bebida que pretende ser la alternativa islámica al imperio de Coca Cola. Así que ¡¡refréscate con conciencia política… toma Mecca Cola!!

Esta historia, al revés de lo que pueda pensarse, comenzó en Europa, específicamente en Francia, cuando al director de una radio local (Radio Méditeranée), el francés de origen marroquí Taoufik Mathlouthi, se le ocurrió la genial idea de llevar su postura de resitencia antiimperialista al mercado de las gaseosas. Hasta ahora no se puede quejar, puesto que ya lleva vendidas más de dos millones de botellas al mes en 34 países, sobre todo en Francia (país de origen de la Mecca-Cola), Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca y en el Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo). Tan bien le ha ido a que la empresa fabricante de esta bebida, Mecca Cola Beverages France, va a embotellarla a partir del mes próximo en Marruecos y en los Emiratos Arabes Unidos.

Mecca-Cola se presenta al mercado con diseños gráficos y envases sospechosamente parecidos a los de la Coca-Cola (la típica etiqueta roja y con letras blancas). En el interior de la botella se encuentra una bebida con un sabor muy similar a la del país del “gran satán”, con un poco menos de gas y más dulzona, según asegura el creador de la gaseosa fundamentalista.

“Los musulmanes en el mundo se pasarían de imbéciles si les dan su dinero a los estadounidenses, que usan este mismo dinero para comprar armas para matar a los musulmanes”.

Así dice Mathlouthi. Desde ese punto de vista, beber Mecca-Cola se convierte así en un acto político. De hecho (y para demostrar que no sólo se queda en el eslogan), el 10 por ciento de las ganancias de Mecca-Cola se destinan a financiar la causa palestina, en tanto otro 10 por ciento de las utilidades se reparte entre las ONGs europeas que trabajen en favor de los palestinos.

Saber El Robaey – “Sidi Mansour