Teodoro Ribera o El Estado de Derecho “cuando me conviene”

corte suprema

Image by action datsun via Flickr

Todo comenzó cuando el actual ministro de Justicia, Teodoro Ribera Neumamm – abogado, ex diputado UDI, Doctor en Derecho en la U. de Wüzburg y ex-rector de la Universidad austral- , anunció que el Gobierno – considerará los fallos de los jueces de garantía -entre otros ítems, que incluyen su “moralidad pública y privada”- antes de decidir su promoción.

Entrelíneas se puede leer lo siguiente:

“promoveremos a los jueces que nos sean serviles y leales”.

Ahggghgghghg, se me vienen inmediatamente a la mente epítetos de un muy grueso calibre  en contra de este secretario de Estado. Con estas declaraciones lo que está haciendo es socavar groseramente la independencia del Poder Judicial.

Acá hay un asunto que va mas de fondo:

NO SE PUEDE y NO SE DEBE hacer política pública por medio de una cuestión estrictamente técnico-meritocrática como es la designación de jueces. Hay algo que se debe tener muy presente:

Si se quiere mejorar la calidad de los fallos judiciales, necesariamente hay que mejorar la técnica legislativa (tener leyes de calidad), lo cual implica tener políticos de calidad.

La judicatura no está para tapar la incompetencia y la mediocridad de la llamada “clase política”.

Vayamos mas allá, supongamos que los jueces se ponen espartanos en sus resoluciones y aplican las mas altas penas privativas de libertad ¡¿¡¿Adónde van a meter a tanto huevón?!?! Esto es como en un juicio ejecutivo tener una linda sentencia de pago y no tener bienes con los cuales perseguir el pago de la deuda.

El sistema penitenciario está colapsado desde hace décadas ¿O quieren tener un nuevo “evento” como el de la cárcel de San Miguel? Tener un sistema carcelario decente es una responsabilidad del gobierno de turno (del color que sea) no del Poder judicial. Punto.

Whitesnake – “Judgement Day

Advertisements

El día inolvidable


Ayer 11 de Marzo de 2010 fue una fecha inolvidable, tanto a nivel nacional como a nivel personal.

Por su parte en el ámbito personal, ayer fue una fecha para no olvidarme, porque precisamente desde ayer soy Abogado ¡Al fin se acabó esa maldita incertidumbre e inmunda espera!

La ceremonia ni siquiera alcanzó para “juramento express” yo le diría “juramento instantáneo” (agregue agua y listo):

El Salón de Plenario de la Exma. Corte Suprema quedó con fallas estructurales tras el terremoto de hace 2 semanas, por lo que el juramento se realizó en la 3ª Sala de la Corte (la “sala constitucional” vaya serendipia), atendida las dimensiones de la sala, notablemente inferior en capacidad a la de Plenario, se realizó sin invitados, éramos alrededor de 60 postulantes, la ceremonia además tenía que ser rápida además porque el Presidente de la Corte Suprema se tenía que ir a Valparaíso para efectos del cambio de mando.

La ceremonia fue brevísima, sin discursos pomposos ni nada por el estilo, el presidente del máximo tribunal del país nos pidió disculpas por todas las incomodidades antes mencionadas, luego se efectuó la toma de juramento por parte de la secretaria del tribunal, y luego la investidura de abogado. El “cartón” lo tuvimos que ir a retirar a la oficina de títulos y grados.

Fue una emoción tan extrañamente reconfortante recibir el título de Abogado y ver tu nombre perfectamente caligrafiado en él que cuesta asimilarla, fueron años de sangre, sudor y lágrimas para llegar a este momento.

Una de las sensaciones mas gratificantes que existen en la vida es terminar lo que ya se ha comenzado.

A ejercer!

Lucho Barrios – “Señor Abogado

PD: En el ámbito nacional, se produjo el cambio de mando en la cual, tras 20 años de gobiernos de la Concertación, asume la primera magistratura de la Nación por vía democrática un político de derecha, después de 50 años; además fue aderezado con 3 movimientos telúricos (2 sismos por la mañana y un terremoto por la tarde). Un preámbulo de lo que se viene :S