El día del Óχι [Επέτειος του «Όχι»]

Algunos derechos reservados por anjči

Cierta vez a tomé conocimiento de una festividad en la colectividad helénica – y al parecer bastante importante – que tenía a primera vista un nombre bastante chistoso: “El día del Οχι” (se lee Oji). Claro, sonaba a un día de plazo incierto e indeterminado para pagar deudas o cumplir ciertos compromisos, algo así:

– Me debes un dinero ¿cuando me vas a pagar?
– El día del Οχι

Pero poniéndome mas serio, averigué lo que era el famoso día: Οχι en griego significa No, y acá está la explicación de porqué este día 28 de Octubre se conoce como El día del No.

Corría el año 1940 y Europa estaba metida de lleno en la 2ª Guerra Mundial y en el Reino de Grecia si bien reinaba nominalmente Jorge II, en gobernaba el país de facto el dictador Primer Ministro heleno, General (r) Ioannis Metaxas (Ιωάννης Μεταξάς).

El susodicho es todo un personaje en la historia contemporánea griega: Ultraconservador, totalitarista helénico, monarquista

Resulta que el 28 de octubre, el embajador de Italia en Atenas, conde Emilio Grazzi, a las 3:00 AM hace  entrega a Metaxas de un ultimátum  de parte de esa inmunda alimaña de Benito Mussolini, en el que se le concedía tres horas para responder afirmativamente y, en caso contrario, il essército italiano invadiría Grecia a las 6:00 AM. La leyenda cuenta que Metaxas levantó la vista del documento y respondió:

Día del Οχι en Grecia

Entonces es la guerra.  Las fuerzas militares helenas contestarán en la frontera”.

Mussolini no se aguantó y antes de expirar el ultimátum sus tropas ya había invadido la Hélada. Sin embargo, el sueño de Il Duce de revivir el antiguo Imperio Romano se vieron frustradas y sus tropas debieron retroceder y regresar, con el rabo entre las piernas, a Roma.

Es por esto que el 28 de octubre es feriado nacional: porque se conmemora la negativa de Metaxas a ser invadido por potencias forasteras.

Tanto así que por toda Grecia se cuelgan banderas griegas en los balcones de las casas, en las calles y en los edificios públicos, y muchas emisoras de radio difunden canciones patrióticas, se realizan desfiles militares, ofrendas florales y desfiles estudiantiles.

αλεκος ζαζοπουλος (alexos zazopoulos) -“Χαραματα” (Jaramata)

"Edipo" de Konstantino Kavafis

Este poema como señalara don Miguel Castillo Didier, fue escrito después de la lectura de una descripción de la pintura de Gustave Moreau “Edipo y la Esfinge” (1864). Es decir, el poeta greco-alejandrino nunca vió el cuadro, se lo imaginó conforme se lo relataron.

Edipo

Sobre él la Esfinge se ha dejado caer
con dientes y con garras extendidas
y con toda la fiereza de la vida.
Cayó Edipo a su primera arremetida,
Lo atemorizó su primera aparición –
tal figura y tal modo de hablar
nunca hasta entonces las había imaginado.
Mas a pesar de que el monstruo apoya
sus dos patas en el pecho de Edipo,
éste rápidamente se repuso – y en absoluto
le teme ahora ya, pues tiene
lista la solución y vencerá.
Y sin embargo no se alegra por esta victoria
su mirada llena de melancolía
a la Esfinge no mira, ve mas allá
el estrecho camino que va a Tebas,
y que en Colono ha de terminar.
Y claramente presiente su alma
que la Esfinge allí le hablará de nuevo
con mas difíciles y mayores
enigmas que respuesta no tienen
.

A.E.K. Atenas [Α.Ε.Κ. Αθηνών]: Orgullo Bizantino

Hay clubes deportivos como el FC Barcelona, el Athletic de Bilbao o Palestino que tienen una mística especial, una misión existencial que lo hacen distinto de cualesquier otro. En sendos casos, la misión es la reivindicación independentista de sus respectivas comunidades. Es en este tipo de clubes donde la frase del querido Barça “más que un club” no es verso sino que una realidad empíricamente verificable.

Insignia del A.E.K

Dentro de esta élite de clubes con misión extra-deportiva, en mi humilde opinión, se puede encasillar al A.E.K. Atenas, uno de los “grandes” del fútbol griego,  laureado a la fecha con 11 Campeonatos de liga, 13 Copas, 2 Supercopas, 1 Copa de la Liga y semifinalista de la Copa UEFA 1976-77.

Tras la Guerra Greco-Turca y el posterior Tratado de Lausana que puso fin a esa guerra, se acordó entre otras cosas el intercambio de población en la cual gran parte de la población griega de Turquía fue trasladada a Grecia, de la misma forma que una parte importante de la población turca de Tracia occidental fue trasladada a Turquía.

Bandera del Imperio Bizantino

El A.E.K. Atenas FC es un club polideportivo fundado el 13 de Abril de 1924 en la capital del entonces  Reino de Grecia –  tras el Tratado de Lausana – por refugiados de la guerra provenientes de Constantinopla, Esmirna y otros lugares de la costa occidental de Asia Menor, de hecho la sigla A.E.K. es Αθλητική Ένωσις Κωνσταντινουπόλεως (que transliterado es “Athlitiki Enosis Konstantinoupoleos”) y que significa “Unión Atlética de Constantinopla“, en significación de que en el nuevo club se representaran los valores de los refugiados de Constantinopla  y el honor de su cultura y de su arte.

Su insignia es toda una proclamación de propósitos, en ella se representa a los refugiados de la guerra Greco-Turca, la χαμένη πατρίδα (“Jaméni patrida” es una especie de “saudade” griega hacia la tierra perdida) y el orgullo de los griegos de Asia Menor, ya que en ésta figura el águila bicéfala (de dos cabezas, mirando a Oriente y Occidente) y los colores amarillo y negro; los símbolos del viejo Imperio Bizantino cuya capital era Constantinopla- la actual ciudad turca de Estambul – .

A propósito, la palabra Estanbul proviene de las palabras griegas eis tin poli, que significa ‘a la ciudad’ (στην Πόλη), y que hace referencia a que los griegos llamaron a Constantinopla i Poli (‘la Ciudad’).

El día que el AEK de Atenas desafió a la OTAN

Foto de ambos equipos juntos

Uno de los hitos históricos extra-deportivos del AEK de Atenas, lo constituyó la organización del partido amistoso que disputó “El águila bicéfala” contra el FK Partizan Belgrado el 7 de agosto de 1999.

¿Y qué importancia tiene un simple amistoso?

No fue un mero partido amistoso, se jugó en la capital serbia en pleno período del bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia en el marco de la “Operación Allied Force”, como una muestra de compasión y solidaridad con la población serbia víctima de la guerra. Podría haberse visto este encuentro como un acto casi suicida e irresponsable (se desafió abiertamente un embargo internacional), mas si uno examina la historia del AEK como un club forjado desde la guerra, la respuesta queda clara.

¿El amistoso en sí? terminó 1-1, como anécdota se puede señalar que el gol del Partizán de Belgrado lo convirtió un, hasta entonces, desconocido delantero serbio… un tal Mateja Kežman.

Lo emocionante y hermoso ocurrió después del minuto 60 cuando los hinchas serbios invadieron la cancha para abrazar a los futbolistas (por lo cual se suspendió el partido). El fútbol tiene razones que la política desconoce.

El mito del eterno retorno

S.S. Patriarca Bartolomé I con la camiseta regalada por el AEK

En el año 2004 el club ateniense cumplió 80 respetables años bajo una crisis financiera sin precedentes que lo llevó al borde de la bancarrota tanto así que tuvieron que vender su querido estadio, el “Nikos Goumas”. Y la conmemoración tuvo un componente histórico-emotivo bastante significativo como para reafirmar la mística del club: La celebración se realizó en la vieja Constantinopla actual Estambul.

La delegación viajó el 11 de octubre de ese mismo año y visitó el Fanar, barrio de Estambul donde se encuentra la sede del Patriarcado Ecuménico Ortodoxo, tuvieron audiencia especial con el Patriarca de Constantinopla Su Santidad Bartolomé I, visitaron la antigua catedral imperial de Hagia Sofia (hoy convertida en museo) y disputaron un partido amistoso contra el local Galatasaray Spor Külübu.

En audiencia con la delegación del AEK en la Catedral Patriarcal de San Jorge, el Patriarca Ecuménico, hizo un emotivo discurso en homenaje al octogenario club señalando, entre otras cosas, lo siguiente:

Estamos muy contentos de ver al AEK celebrar 80 años de existencia. No, no es viejo! No envejece! Es sólo que está lleno de historia, logros, experiencias, ofrendas a los jóvenes,  títulos y gloria. Felicitamos calurosamente por este aniversario y deseamos que los problemas que surgen de vez en cuando, por ejemplo, los actuales económicos, serán superados. El AEK es mas que un club, es una idea. Y las ideas no mueren. Ellas viven, inspiran  y dan alegrías.

Fue para todos – jugadores, dirigentes, cuerpo técnico e hinchas – en el partido  Galatasaray v/s A.E.K particularmente emocionante sentir a la fanaticada del A.E.K cantando su típico: ¡¡¡¡Α.Ε.Κ ζούμε στην Πόλη να σε δούμε!!!! (que suena “A.E.K zume stin poli na se dume”) que quiere significa algo así como “A.E.K vivimos para verte en la ciudad“, esto es, de vuelta en Constantinopla.

Demis Nikolaidis o amor por la camiseta

Ese mismo año del aniversario 80, los “Kitrinomavroi” (aurinegros) pasaban por su hora mas aciaga y oscura. Sin estadio, haciendo de local en distintas sedes y a punto de desaparecer ya que estaba por ser declarado en bancarrota. El club ateniense fue adquirido por un grupo de inversores encabezado por el ex-futbolista Demis Nikolaidis (ídolo del club y jugador del mismo desde divisiones inferiores) actual presidente del AEK quienes comenzaron a pagar las deudas del club.

Eso es amor por la camiseta.

A continuación la presentación oficial del AEK de Atenas, video que se proyecta antes de cada partido que hace de local en la pantalla gigante del Estadio Olímpico de Atenas “Spyros Louis”:

PD: Los rivales clásicos del AEK son los otros dos grandes de Atenas (el Olympiakos y el Panathinaikos), pero en especial, su rival mas enconado es el PAOK Salónica con el cual disputa el llamado “Derby bicéfalo” ya que ambos clubes fueron fundados por refugiados de guerra provenientes de Constantinopla y portan sendas aguilas bicéfalas en su escudo.

Νikos Ziogalas & Anastasia Mutsatsu – “Πέρασε η μπόρα

Los hermanos ortodoxos

Algunos derechos reservados por George M. Groutas

El fútbol (como manifestación social) es reflejo de lo que ocurre en una sociedad, y cobra especial interés cuando además se involucra a la política y la religión.

Uno de los casos mas interesantes de este maridaje política-religión-fútbol esta dado por los “hermanos ortodoxos“.

Los Hermanos Ortodoxos hace referencia a la histórica fraternidad entre Grecia y Serbia, dos países situados en la península de los Balcanes, cuya religión mayoritaria es el cristianismo ortodoxo y que históricamente han tenido enemigos comunes (por ejemplo la ocupación otomana tras la caida del Imperio Bizantino y la ocupación nazi en la segunda guerra mundial).

Esa es una larga historia, pero voy directo al fútbol.

En lo referente al fútbol los “hermanos ortodoxos” se refiere básicamente a dos alianzas (por lo demás ambas antagonistas):

  • Entre los Gate 7 (θγρα 7); hinchada del Olimpiakos de Atenas (Grecia) y los Delije (Делије); hinchada del Estrella Roja de Belgrado (Serbia); ambos equipos de fútbol poseen idéntica camiseta (camiseta a rayas blancas y rojas) y “GATE 7 – DELIJE. Hermanos Ortodoxos“.
  • Entre los Gate 4 (θγρα 4); hinchada del PAOK de Tesalónica (Grecia) y los Grobari (Гробари); hinchada del Partizán de Belgrado (Serbia); ambos equipos de fútbol ocupan idéntica indumentaria (camiseta a rayas blancas y negras, pantalón y medias blancas) y el eslógan de esta alianza es “Negro & Blanco. Los mismos colores – La misma Fe” (исте боје – иста вера | Ίδια χρωματα – ίδια θρησκεία)

Y lo curioso es que ambas “alianzas” emplean emblemas del extinto imperio bizantino e íconos religiosos ortodoxos

Divna Ljubojević – “Agni Parthene

PD: Personalmente y como hincha de la U me simpatiza muchísimo el Estrella Roja de Belgrado, no se por qué… 😀