El Rodeo Chileno

Si hay algo que exuda chilenidad por todos los poros, a propósito del bicentenario de la primera Junta de Gobierno, es precisamente es el espléndido Rodeo Chileno; pero hay gente que aborrece del Rodeo y que abjura de él como “deporte nacional”, señalando que es un mero deporte de patrones de fundo y otras sandeces de alto calibre. Creo que seré polémico y políticamente incorrecto respecto de esta masa de gente, pero me da igual.

Ha habido históricamente – y sigue habiendo – un resentimiento enorme desde el mundo urbano hacia el mundo rural, desde la ciudad aparecen grupúsculos de gente que se creen una suerte de iluminados-ilustrados que andan pontificando como deben hacerse las cosas, enjuiciando como válido o no tal o cual modo de vida, tal vez por esa maldita obsesión masturbatoria con Europa, con lo que ella representa y con esa ansiedad compulsiva de emularla por estos pagos  sin importar el costo.

No lo entiendo.

Alberto Valenzuela Llanos

Chile, gestado en el valle central (y donde vive actualmente el 90% de los chilenos), nació en base al mundo rural; La Hacienda, como señala el historiador Alfredo Jocelyn-Holt, fue la organización social que sostuvo al país a flote desde el siglo XVII hasta la reforma agraria, luego desde la Hacienda, desde el Chile Latifundista – en los albores de los años 50 del siglo XIX – se abre el espacio político, se crean las instituciones republicanas, los partidos políticos, la Universidad de Chile, etc, etc. Tal vez como una forma de ampliar intelectualmente el horizonte que materialmente está restringido por los cordones de cerros que encierran al valle central de Chile.

¿Y de donde nace este resentimiento urbano hacia el campo? (porque tiene que haber salido de algún lado) Según el autor ya citado, nace con la irrupción de la clase media universitaria – que no tenía ningún nexo con el mundo campesino – que no tenía los votos y que además durante la década de los ’60 en el siglo XX se dedica a soliviantar a la gente que históricamente vivió fuera de la órbita de la Hacienda y que según el historiador Gabriel Salazar, era una masa marginal de gente medio cesante, medio vagabundo, medio forajido, que fueron los mismos que fueron a probar suerte trabajando en las Oficinas Salitreras del Norte Grande y que luego de la crisis del salitre, se instalaron en la ciudad generando los llamados “bolsones de pobreza”.

De ahí, intuyo viene el resentimiento.

Varias veces he escuchado el tratamiento despectivo de estas gentes de ciudad a los huasos como gente “bruta”, “introvertida”, “ignorante”, “maleducada” y por lo general usando vejatorios epítetos, riéndose a carcajadas cuando se les parodia grotescamente en los programas de televisión, en el cine, etc. Incluso llamando burlonamente como “huaso” a aquel que, sin necesariamente tener nexo con el campo, viene de ciudad de provincia.

Gentes urbanas que por lo demás su mayor conocimiento del campo chileno consiste en ir a emborracharse a las fondas del Parque O’Higgins para fiestas patrias y a comprar al paso un cacharrito de greda en Pomaire.

Eso denota un subdesarrollo tercermundista mental muy difícil de soslayar. Francamente no me imagino a los argentinos, uruguayos y a los brasileños de Río Grande do Sul basureando la figura del Gaucho (en portugués “Gaúcho” sí, tal cual como Ronaldinho), personaje central del imaginario colectivo, de la historia épica y de la identidad de dichos países atlánticos.

Huasos y Gauchos, no es lo mismo pero es igual.

Y el Gaucho es pariente del Huaso, la paronomasia (la semejanza de distinta clase que entre sí tienen otros vocablos) de sus nombres es evidente, lo que devela, al menos lingüísticamente un origen bastante común. Es mas, según tengo entendido, hasta mediados del siglo XX a ambos lados de la cordillera, a los gauchos se les decía huasos y a los huasos gauchos.

Nuestro Huaso es un personaje que posee virtudes que lo hacen digno de admiración como el prototípico “Homo chilensis”: su patriotismo y valentía a toda prueba (un huaso trascendental en la independencia de Chile fue el Coronel Santiago Bueras peleando a dos sables sobre su caballo en Maipú), su lealtad, su solidaridad, su ingenio y sentido del humor, entre otros. El espíritu, el “ethos” del huaso es etimológica y valóricamente caballeresco, porque monta a caballo (etimología) y porque al igual que el caballero del medioevo, implicaba un prestigio social y económico dado el costo de mantenimiento de un caballo, no cualquier atorrante tenía un caballo.

Pero volviendo al tema.

Afiche contra las corridas de toros en el Perú

El “non plus ultra” de este desprecio desde el mundo urbano esta constituido por ciertos grupos “anti-rodeo” – que por cierto me revientan – que además suelen unos pseudo-anarquistas reaccionarios. Estos grupos hacen “campañas de concientización sobre maltrato animal” importando las campañas que se hacen en España contra las “corridas de toros”.

Como si el Rodeo y las corridas de toros fueran exactamente lo mismo. Y no es lo mismo ni es igual.

  1. El novillo se corre por 3 a 4 minutos y una sola vez en su vida, porque después  de corrido el ganado bovino es llevado a la feria de animales (tipo Tattersall) para su venta. Generalmente el ganado es especialmente arrendado para el rodeo; ergo, se paga –> se usa –> se devuelve); En cambio en las corridas de toros, la corrida finaliza con la muerte del toro, y no conforme con ello el “matador” conforme a su desempeño en el ruedo puede ser premiado con una, dos orejas o dos orejas y rabo del occiso animal.
  2. El novillo utilizado en el rodeo se ocupa para un fin netamente ganadero. En cambio en las corridas de toros, los famosos Miura o “toros de lidia“, son criados (atendida su bravura) específicamente para ser utilizados en los encierros (tipo San Fermín) y en las plazas de toros.
  3. El Rodeo nace en la época de la Colonia con un fin estrictamente laboral que era el de reunir el ganado disperso en la dehesas circundantes a la ciudad para ser identificado y marcado, con el devenir del tiempo fue tomando un cariz deportivo. En cambio las corridas de toros nacen en la España medieval con un fin de mero entretenimiento popular;
  4. En el rodeo se participa en “colleras” – léase: parejas – por obtención de puntos, estas colleras pueden ser entre amigos, parientes y las de padre e hijo corriendo juntos. En las corridas de toro se compite a muerte entre el torero o el “rejoneador” – léase: torero  a caballo – y el toro, para el desenlace ver acápite Nº 1.
  5. El “maltrato” que recibe el animal es mínimo, por cuanto en la atajada se realiza en una quincha (que es la zona acolchada donde debe realizarse esta) con el jinete que va “a la mano” – caballo que va perpendicular a la marcha del novillo – debiendo intentar detener al animal con el pecho del manco – léase caballo -; Es menester señalar que tanto el equino como el vacuno tienen pesos relativamente parecidos. Y cada vez se mejora la reglamentación del Rodeo va encaminada a proteger al novillo (ejemplo: material de amortiguación de la quincha) porque sin novillo no hay Rodeo.

Asado

Aparte la gran mayoría de estos “manifestantes anti-rodeos” urbanos (salvo los vegetarianos y veganos, ellos me merecen respeto), son unos inconsecuentes de mierda en cuanto son capaces de hacer trizas al rodeo chileno diciendo cosas del calibre siguiente: “un par de huasos culiaos hijos de puta arriba de caballos maltratando vacas“, “Pelotudos que se creen patriotas porque hacen un rodeo” o “Vayanse a estudiar, que lo unico q saben es irse al campo a pajearse con los caballos y las vacas.” (sic); pero que a los 5 minutos – sagradamente para cada 18 de Septiembre o para cuando juega “La Roja” – están degustando con fruición un asado de vacuno con sus amigotes – abastero, huachalomo, sobrecostilla, etc-, y se comen un buen choripán (hasta donde sé las longanizas están hechas de cerdo y no de soja) anticuchos. Manga de farsantes.

El comerse un rico asado en sí no es malo, pero alegar maltrato animal del novillo, diciendo cosas como “ojala tu sintieras lo q siente la vaquilla o buey o el pobre animal q usen para su diversion” (sic) y después comerte uno, sin asco y cagado de risa, es claramente un caso para un sanatorio psiquiátrico.

El Rodeo es un lindo compendio de Chilenidad por lo siguiente:

  • A pesar de ser “de temporada” es, en nuestro largo y angosto país, el deporte con mayor convocatoria después del fútbol. Desde un modesto rodeo tipo “pichanga” en Vallenar, Pichidegua, Teno, Cabrero, Nueva Imperial, San Juan de la Costa, Coihaique o Tierra del Fuego – por nombrar localidades al voleo – hasta la fiesta mayor del rodeo: La serie de campeones llamada el “Champion de Chile” celebrado en la medialuna monumental de Rancagua);
  • Rejoneador andaluz

    Gracias a la existencia del Rodeo se ha podido preservar con el correr del tiempo la vestimenta típica del huaso chileno del valle central, que por lo demás es una mixtura americano-peninsular bastante particular, donde el chamanto es de origen eminentemente americano y el sombrero, la forma de la chaquetilla y de los pantalones es neta y eminentemente andaluza; esto último es evidente si ven el traje típico de un “rejoneador” (léase: matador de toros a caballo) andaluz parece, literalmente, un huaso sin chamanto;

  • Gracias al Rodeo se han mantenido (en los nombres de los equinos o de los criaderos), palabras de origen mapudungún que de una forma u otra se hubiesen perdido tales como “mingaco”, “embeleco”, “melicuyén”; o palabras de cuña campestres, tales como “arremangado”, “avispao”, etc;
  • El Rodeo mantiene varios oficios típicos campesinos que, de no existir el Rodeo, simplemente desaparecen: como las cantoras de rodeo (que amenizan con las tonadas de campo), los arregladores de caballos para los rodeos, las chamanteras, las sombrererías, los espueleros, los estriberos, los montureros, atajadurías (arte árabe milenaria que consiste en colocar incrustaciones de plata).
  • El Rodeo además cumple un fin social benéfico importante: En los rodeos siempre hay una elección de una “Reina” del Rodeo y dichas candidatas representan a una institución de beneficencia como Bomberos, Club de Leones, Rotary, Scouts, entre otras; Ademas dichas instituciones suelen instalarse en el recinto de la medialuna con venta de anticuchos, empanadas, chicha, papas fritas, piscolas, etc; y lo que reúnan queda para ellos.
  • Huaso y su caballo

    El rodeo como todo deporte entrega valores, tales como disciplina, compañerismo, respeto a la autoridad (te caen las penas del infierno por siquiera mirar feo al jurado por un eventual mal cobro) respeto a la tradición (generalmente el rodeo se traspasa de generación en generación), amor a los animales, aquí me detendré especialmente, para ser un buen huaso (y de yapa un buen ser humano) un jinete tiene que, como dice sabiamente mi primo “convertirse en un centauro”, hacerse uno con el equino, va mas allá de una relación hombre-animal como quien tiene una mascota, va mas allá, es obtener una auténtica sincronía;

Tengo la suerte y la bendición de haber sido criado en los dos mundos – el urbano y el rural -, tal vez porque soy la primera generación “de la gran ciudad” (mi padre era ingeniero proveniente del campo cerca de Molina y mi mamá profesora hija de agricultor de los alrededores de Malloa), por ende conozco – y he vivido – el mundo campesino “en vivo y en directo”: montando a los “mancos” (léase: caballos), ordeñado vacas, yendo a recoger huevos al gallinero, cortando leña y recogiendo corontas para el fuego, bailando cueca, etc.

Siempre me ha parecido por lo menos curioso como ciertos individuos, que su único contacto con la naturaleza es regar la plantita de la maceta del departamento o darse una vuelta por el Parque, venga a dar cátedra al mundo rural de cómo mantener un contacto con la naturaleza, y en especial con los animales cuando precisamente quien puede dar cátedra sobre el tema porque tiene una relación 24/7 con éstos y con aquella es el mundo campesino.

Así que “creo” tener “algo” de autoridad para hablar del tema.

El génesis y la esencia de la chilenidad está en los intrincados vericuetos del valle central y no en la urbe en el producto de un estratega comunicacional de marketing, ni en el programa de gobierno de algún candidato a la presidencia de la República, ni “saltando en el tablón” de algún estadio.

El Chile de verdad, el “Chile profundo” como dicen algunos, no está en Santiago, está “tierra adentro” con todo lo que ello implica, y si no eres capaz de asumir eso como parte de tu propio acerbo cultural, simplemente eres un chileno de cartón, alguien que nació y creció por estos lados acá simplemente por un accidente de la vida.

Los Hermanos Campos – “La Bandera Chilena

PD1: A los “anti-rodeo” ¿Cual es que van al hipódromo a reclamar cuando hay carreras y los jinetes agarran a “fustazo” limpio a los “purasangre” cuando van corriendo? ¿Porque no van a hacerle funas a los clandestinos de peleas de perros mejor?

PD2: A propósito del “Huaso Bueras”, llama la atención que el Ejército de Chile no tenga un Club de Rodeo y tenga uno de Polo. Debieran aprenderle a Carabineros que si tienen un club de rodeo.

Advertisements

Música en cuotas

Radio by Philips (Capella)

Image via Wikipedia

Hasta hace un rato no mas, me enteré que en ese honorable redil de gentes ruines llamado Cámara de Diputados se acaba de aprobar –  51 votos a favor, 28 en contra y 20 abstenciones – el proyecto de ley que busca que las radios emitan diariamente un 20% de música local.

Esto me recuerda lo siguiente:

En Argentina, en la época de la dictadura militar de Videla, Viola Galtieri y compañía se fijaron cuotas de programación en las radios a la música argentina e incluso (en plena guerra de las malvinas) prohibición absoluta de tocar música anglo en las radios.

¿que quiero decir con esto? Poner cuotas a la música en la radio es un resabio dictatorial inaceptable. y básicamente porque odio las dictaduras.

Si quiero escuchar música chilena pongo la Radio Uno (97.1 FM), o en su defecto Radio Carabineros de Chile (820 AM), las escucho bastante y no necesito de una ley para escucharlas, escucho música chilena porque me da la reverenda gana.

Medios de difusión existen, y no solo radios “comerciales”, también están las radios “comunitarias” (recomiendo “Emergencia nacional” de Alterna FM de Melipilla) y las radios de internet: un ejemplo de esta última es http://www.rockchileno.cl/

Esto es como las cuotas de mujeres en el parlamento, retrógrado a mas no poder, porque el mensaje entre líneas que se envía a la ciudadanía es éste: “cómo las mujeres son tan taradas que no pueden por si solas ganarse un lugar, asegurémosle un puestito“. Las mujeres son tan inteligentes como los hombres (y he visto casos de mujeres sencillamente geniales) por ende no necesitan de una ley para asegurarles el cupo, el problema son las cúpulas partidistas. La existencia misma del SERNAM es una muestra de nuestro atraso cultural (pero ese es otro tema).

Volviendo al tema, y usando la misma lógica el mensaje subliminal es “Como la música chilena es tan penca, asegurémosle un puestitoNO, la música chilena tiene que imponerse por calidad, punto.

Si el objetivo de la Ley es “beneficiar al artista nacional”, esta ley lo beneficia… siempre y cuando el artista nacional sea socio de la SCD (Sociedad Chilena del Derecho de Autor), que es el principal poder fáctico cuasi-monopólico que está promoviendo esta ley. Si tú, artista chilensis, no eres miembro de la cofradía perdiste como en la guerra. Si tienes un sello independiente, cagaste.

¿Saben lo que van a lograr esta manga de pelotudos? Que las radios pongan el 20%  legal en horario de trasnoche (00:00 – 05:00) o que la gente escuche mas radio por internet. Así de simple.

Hay otras formas para apoyar la música chilena sin tener que pasar a llevar uno de derechos: la libertad, tanto de aquel que programa como de aquel que escucha, y en esta última estamos la gran mayoría de los chilenos.

Mal de Chagas – “Dime” (banda de mi compadre DJ Beto)

PD: ¿Soy menos chileno si no escucho mi 20% legal de música chilena?

Bielsa, el tiempo te dio la razón

Algunos derechos reservados por javier_araneda_v

Se acabó el mundial para Chile, una lástima. A nadie en su sano juicio le gusta perder, pero lo importante es cómo perder. Chile perdió, pero nunca transó en su propuesta futbolística de buscar el arco rival, Chile “murió en la suya” y fue abatido por un rival que – si bien de un tiempo a esta parte ha desarrollado un juego bastante mezquino y resultadista  – en las individualidades es inmensamente superior.

Derrotas así no duelen tanto.

Algunos imbéciles – como “Peter veneno” – se pondrán a comparar este equipazo con el de Francia ’98 (que también se llegó a octavos de final y que “La Roja” también se comió una boleta ante Brasil), pero las diferencias saltan a la vista:

  • Francia 1998: Clasificó en el 4º lugar de Sudamérica por sobre Perú y por diferencia de goles (y con el cupo de Brasil libre porque fue campeón en Estados Unidos 1994); llegó a la 2ª ronda a puro empate  y clasificando de suerte  gracias a la victoria de Italia sobre Austria; Después de clasificados el plantel se dedicó a sacarse fotos en la Tour Eiffel, en Champs Élysées, en el Moulin Rouge, y en la Bois de Boulonge, además de comprar los encarguitos para los familiares. Llegado el partido, Chile jugó a “no perder“, se parapetó en el área propia y por desinteligencias puntuales se perdió el match, terminado el mismo vi jugadores cagados de risa y corriendo lo que no corrieron en todo el partido para cambiarle la camiseta a Ronaldo, Cafú y cía.
  • Sudáfrica 2010: Clasificó en el 2º lugar de Sudamérica, bajo Brasil y sobre Paraguay, Argentina y Uruguay; llegó a la 2ª ronda ganando 2 de los tres partidos, empatando en puntaje con el líder del grupo y quedando 2º sólo por diferencia de gol; Después de clasificados el plantel se concentró y entrenó con vista al partido con Brasil. Llegado el partido, Chile jugó a “ganar“, se parapetó en el área rival y por desinteligencias puntuales se perdió el match, terminado el mismo vi jugadores llorando por perder pese a haberse sacado la cresta y a los brasileños pidiénoles la camiseta a los chilenos. Never seen before.

¡¡GRACIAS BIELSA!! ¡¡NO TE VAYAS NUNCA!!

Desde este cuchitril virtual agradezco al gestor de que en estos tres años Chile por fin juega a algo, juega de frente al arco (no para el lado) y con rapidez constante (y no al trote), ganándose “la Roja” todo el respeto y admiración del planeta fútbol.

De quedarse (escucha nuestras plegarias Señor), debiera quedarse a cargo de todas las selecciones nacionales a fin de que el cambio de mentalidad que (in)sanamente nos ha inculcado dé frutos. Hay que trabajar a largo plazo, por una cuestión de lógica si Chile quiere ser campeón del mundo primero hay que ser campeón de América.

Ahora bien, como dice Guarello, no puede estar todo el fútbol chileno  escondido detrás de Bielsa, mientras tengamos  una liga de fútbol tercermundista, con clubes con problemas de sueldos y cotizaciones previsionales impagas, con estadios paupérrimos, etc, etc… no se podrá dar el salto definitivo.

Marcelo Bielsa ha sido el técnico mas caro en la historia del fútbol chileno, pero que duda hay de que lo vale.

Gracias Bielsa. El tiempo te dio la razón.

Astor Piazzola & Amelita Baltar – “Balada para un Loco

PD: También hay que dar gracias a Harlod Mayne-Nicholls, por haberlo traído al “loco” a Chile (estaré aún mas agradecido si logras que Bielsa se quede)

Bélgica o como pegar un país con scotch*

Algunos derechos reservados por _M-j-H_Lo ocurrido ahora último en Bélgica – la ruptura de la coalición gobernante por parte del partido liberal flamenco (VLD) que llevó a la dimisión del premier Yves Leterme ante el rey Alberto II causando la crisis política mas grande, afirman muchos, desde la independencia del país -, raya en lo patético. Sobretodo porque Bruselas, la capital de Bélgica, es también la “capital de Europa“.

Deliberadamente no entraré a ahondar en la historia de Bélgica (para eso está Wikipedia), sólo diré que es un país de Europa occidental que se independizó de los Países Bajos (mal llamada Holanda) en 1830 y que posee una monarquía constitucional (que funciona con el título de “Rey de los Belgas”) y que el país está formado por dos grandes regiones (una al norte y la otra al sur) y una micro-región que se encuentra casi al centro.

Flandes (Vlaanderen): Es la región de la mitad norte del país, es una región de habla neerlandesa (holandesa). Concentra a mas de la mitad de la población total de Bélgica y es la región que propulsa el desarrollo económico belga (o sea, “tiene la plata”); por ejemplo la famosa cerveza “Stella Artois” se fabrica en Lovaina.

Las principales ciudades flamencas son Amberes (Antwerpen), Brujas (Brugge), Gante (Gent) Lovaina (Leuven) y Malinas (Mechelen)

Valonia (Wallonie): Es la región de la mitad sur del país, es una región de habla francesa y. contiene buena parte del resto de la población belga. Antigua región industrial minera caída en desgracia (como Lota), lucha desde hace tiempo por reconvertirse en una zona de actividad económica terciaria; en Valonia se encuentra la ciudad de Spa, famosísima por sus aguas termales.

Las principales ciudades valonas son Charleroi, Lieja (Liège) Mons y Namur.

Bruselas (Bruxelles / Brussels): Se ubica casi al centro del país, tiene estatus oficial de “región bilingue” (franco-neerlandés), pero mas de la mitad de la población de la capital utiliza como “lingua franca” al francés. En Bruselas se encuentra las sedes de la OTAN, la Comisión Europea, el Consejo Europeo y una de las dos sedes de la Eurocámara.

L’Union fait la force” (“La unión hace la fuerza”) reza el lema del escudo de armas belga, como podrán apreciar más bien este es un país unido a la fuerza (pegado con scotch), ya que los flamencos desde siempre han tenido delirios mesiánico-independentistas. Así vistas las cosas me parece rarísimo que aún se mantenga unido, creo que la figura del Rey hace mucho (mas como símbolo que como estadista).

De ahí que hablar de una “nación belga” parezca mas un chiste que otra cosa.

¿Será este un síntoma del futuro de la unidad europea contenida en la gran máxima “Unidad en la diversidad“? No tengo idea, lo que sí tengo claro es que hay que conocer Bélgica (antes de que desaparezca).

Santiaguinos

Hoy 12 de Febrero se conmemora un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad de “Santiago de Nueva Extremadura” por parte del conquistador español don Pedro de Valdivia.

Hurgaba en la revista del gremio (Colegio de Abogados) de Julio del 2009 y encontré un artículo muy simpático escrito por Rodrigo Winter acerca de su retorno al colegio después de 40 años, en la primera parte de dicho artículo me dio mucho de que pensar, lo cito textual:

El antiguo profesor de una Escuela de Derecho capitalina preguntaba cada año a sus nuevos alumnos si alguno tenía cuatro abuelos nacidos en Santiago. Contaba que después de más de 20 años de realizar esta singular encuesta, eran contados con los dedos de la mano los que respondieron positivamente, lo que probaba su tesis de que Santiago está poblado por provincianos transplantados.

Y es demoledoramente cierto, de la gente que conozco son poquísimos los SQP “santiaguinos químicamente puros“. De hecho de mis cuatro abuelos (todos fallecidos) ninguno era natural de Santiago de Nueva Extremadura (los paternos son de Molina y los maternos de Malloa).

A lo mejor eso explica varias cosas de la “identidad” del santiaguino: lo de preferir las casas antes que los departamentos (no hay cultura comunitaria) y ojalá la casa con buen patio para poner el parrón y el quincho para el asado – muy de campo por lo demás-; la identificación con ciertas comunas o barrios antes que con el conjunto de la ciudad (Ejemplo: soy de Ñuñoa, soy de Recoleta, soy de San Miguel, etc), el “aborrecimiento” a la ciudad, etc.

El tema da para una profunda reflexión antropológica y sociológica, y puede que por ahí esté la causa del problema endémico del santiaguino y el principio de su solución.

Santiago del Nuevo Extremo – “A mi ciudad

Reblog this post [with Zemanta]