La banda (sin) sangre

River Plate bajó a la primera B. La verdad se ha escrito mucho sobre el tema así que no ahondaré mucho.

La verdad el club de la banda sangre me produce sentimientos encontrados (a pesar de mi abierta y declarada devoción por Racing):

  • Nunca les perdoné que ganaran la semi de la Libertadores del ’96 en la que enfrentó a River y a la “U”, y el penal que ese puto ecuatoriano de Rodas abierta y deliberadamente no cobró.
  • Allí jugó el Matador Salas en su momento mas esplendoroso y en River Plate se consagró como el mejor jugador de américa.

De vuelta al asunto, la verdad es ésta: Ganar, empatar o perder es circunstancial y aleatorio en la vida, alcanzar el cielo o irse al infierno no.

¿Que quiero decir con esto? El descenso de River, no fue algo casual, así como ser campeón es la consecuencia de un trabajo de largo aliento, fue fruto de una larga temporada en cartelera de una comedia de equivocaciones, decisiones incorrectas, manejos turbios, etc, etc, etc. Creer que con la sola camiseta se obtienen las cosas es – para River – errar medio a medio. El pundonor deportivo es la “marca de fábrica” de Boca Juniors (“Boca gana a lo Boca”) el eterno archirrival.

Al final del día esto es fútbol, y como dijo el gran Leonel “gana el mas mejor”. En el imaginario colectivo, River Plate encarna el fútbol-arte, ese de buen trato de balón embriagador como el mas espumoso de los “champagnes”, que inmortalizaron Pedernera, el “Charro” Moreno, Losteau, Di Stéfano entre otros y que continuó con gloriosos estandartes como el Alonso, Francescoli, Salas, etc.

Cuando futbolísticamente traicionas tu esencia (apostando mas al huevo que al fútbol) y ademas se cuenta con la desdicha de tener dirigentes corruptos e ineptos y periodistas comprometidos, el resultado inexorablemente no podía ser otro.

Por el bien del fútbol, que River vuelva a ser River

El Gol de Salas a Sao Paulo por la final de la Supercopa 1997 en el relato de Atilio Costa Febre (Un video de tiempos mejores)

PD: Para mí todo empezó a irse al carajo para River cuando se pusieron el short blanco en vez del tradicional negro ¿Querrían ser la como selección peruana? Andá…..

Marcelo Salas: El último gran ídolo

Ha colgado los botines José Marcelo Salas MelinaoEl Matador“, no va mas.

Triste noticia para todos los hinchas de la U (como quien escribe), hubiésemos deseado que el misiliero de Temuco fuera eterno, inmortal, incombustible, imperecedero, pero las lesiones y el inexorable paso del tiempo hicieron de las suyas.

Las estadísticas dirán que en 15 años de carrera futbolística jugó por la U, River Plate, Lazio y Juventus, saliendo campeón en todos los equipos en que jugó, que es el goleador histórico de la Selección Chilena, mundialista en 1998 y que es uno de los que mas goles ha anotado por Chile en un mundial (junto con el “chato” Subiabre y el gran Leonel Sánchez), que fue elegido el mejor jugador de américa, entre otras cosas.

Pero la memoria me dirá otras cosas, que era un fuera de serie, un delantero de una técnica exquisita pero a diferencia de otros artilleros virtuosos de su estirpe, no se cagaba no andaba a los saltitos, era bravo, aguantaba la pierna fuerte del rival sin chistar (y también la devolvía si ameritaba), fue ese carácter dado por su genética mapuche lo que hizo lo que ningun futbolista chileno había logrado jamas en la historia: ser ídolo en Argentina. Cuando veias por tv, por ejemplo, a Guillermo Coria, celebrando un match de tenis agachando la rodilla y apuntando alto hacia el cielo. Para lograr eso hay que ser CRACK con todas sus letras y el Matador lo hizo.

Y fiel a su estilo parco y de bajo perfil, el “Shileno” se retiró sin grandes aspavientos (como un grande), y curioso: Se ha retirado metiendole goles al mismo equipo que lo vio debutar en las redes: Cobreloa y siendo dirigido en su retiro por el mismo técnico que lo hizo debutar en el primer equipo: Arturo Salah

La hinchada presintiendo el desenlace, lo despidio como se despide a aquellos que dejaron huella

Podré contarle a mis hijos y nietos que vi jugar al “Matador” en vivo y en directo, que lo vi hacer maravillas con la gloriosa camiseta azul, que grité con el alma el gol de cabeza que le hizo al Uruguay de Enzo Francescoli, que vi como tuvo de cabeza a la Colombia de Valderrama, etc. etc. etc.

El Matador ya hizo historia…. hoy es leyenda.