Aprendizaje

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=shaolin&iid=5816473″ src=”1/1/8/3/Chinese_Kungfu_Star_bf48.jpg?adImageId=8869073&imageId=5816473″ width=”500″ height=”361″ /]

Un estudiante novato de artes marciales fue hacia su maestro y le dijo seriamente:

  • Maestro, soy un devoto al estudiar su sistema marcial ¿cuanto tiempo me llevará dominarlo?

El maestro ante tamaña pregunta improvisó la respuesta:

  • Diez años

Impacientemente el novel estudiante replicó:

  • Pero Maestro, quiero dominarlo mucho antes que eso, trabajaré muy duro, practicaré a diario, diez o más si fuere necesario ¿Cuanto tiempo me tomaría entonces?

El profesor pensó por un momento y respondió:

  • Veinte años

A propósito de este cuento zen, algo de música ad-hoc: gentileza de Kitaro

Zen-tado

Bodhidharma, woodblock print by Yoshitoshi, 1887.

Image via Wikipedia

Dentro de las cosas frikis que he hecho en mi vida hasta ahora ufff, eso da para un catálogo, de las mas bizarras ha sido por masacre meditar (o intentar hacerlo) en un dojo zen.

Sip, aqui en Santiago hay un dojo zen (y en Ñuñoa asi que no tuve que moverme mucho), asi que fui con mi  viejo y raído dobok (uniforme) de Hapkido (negro entero), total la primera sesión era gratis así que partí

Fue cuático, no estaba acostumbrado a cruzar las piernas en posición de loto sentado en un cojín mullido llamado zafu, asi que no pasó mucho rato en que las piernas se me acalambraron “en mala” puaj

Por un momento me miré fuera de mi y me pregunté ¿y que mierda hago aquí?, fue extraño, seguia con las piernas acalambradas, pero ahora dabamos vueltas con el resto de los ¿monjes? por la estrecha pieza pintada de blanco inundada de incienzo y recitando unos mantras extrañísimos

Extraño, pero digno de haberlo experimentado. Parafraseando al Discovery Channel

El mundo es asombroso, increíble, impactante, sorprendente, es…..

Es demasiado genial para quedarse en la comodidad de la casa. Es MI mundo y quiero sacarle el jugo. C’est la vie

Duran Duran – “Save a Prayer

El Buda cristiano

Algunos derechos reservados por apc33

Uno de los monjes del maestro zen Gasan visitó la universidad en Tokio. Cuando regresó, le preguntó al maestro si alguna vez había leído la Biblia cristiana.

– “No”, respondió Gasan, “por favor léeme algo de ella”.

El monje abrió la Biblia, específicamente en el Sermón del Monte del Evangelio según San Mateo, y empezó a leer. Después de leer las palabras de Cristo sobre los lirios en el campo (“ …Considerad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos“), se detuvo.

El maestro Gasan permaneció en silencio durante un largo tiempo.

– “Sí”, dijo finalmente, “quien haya pronunciado estas palabras es un ser iluminado. ¡Lo que acabas de leerme es la esencia de todo lo que he estado tratando de enseñarte aquí!

Kitaro – “Matsuri