El Gazprom-Arena [Газпром-арена]

Ya no le quedan muchos días al Estadio Petrovsky como sede del FC Zenit San Petersburgo.

En efecto, el equipo adquirido el 2005 por la poderosa compañía gasífera estatal rusa Gazprom, se apronta a instalarse en su nueva casa, el “Gazprom-Arena”.

Historia

Estadio Kirov

El Zenit, hasta el año 1992 hacía de local en el viejo “Estadio Kirov” ubicado en la parte occidental de la isla Krestovsky, una de las tantas islas que conforman San Petersburgo.

Este recinto deportivo multiuso fue diseñado por el arquitecto ruso Aleksandr Nikolsky, el cual comenzó a construirse en 1932, pero problemas varios incluyendo la “La Gran Guerra Patria” (entiéndase: II Guerra Mundial, así se le denomina en la historiografía rusa) y específicamente el “Sitio de Leningrado” hizo que el “Estadio Kirov”, bautizado así en honor al dirigente comunista Sergei Kirov, al fin se inagurara el 30 de julio de 1950 con una aforo total de 85.000 espectadores cómodamente sentados.

Llegado 1992 el FC Zenit San Petersburgo, se traslada al estadio Petrovsky (de capacidad muy inferior al Kirov), mientras se decidía la suerte del viejo estadio.

Gazprom-Arena

Finalmente, en resumen, en el año 2005 se decide la demolición del viejo “Estadio Kirov” para construir uno nuevo en dicho emplazamiento y se abre un concurso internacional para el diseño del nuevo estadio, resultando ganador de dicho concurso el célebre arquitecto japonés Kishō Kurokawa (la cual será una obra póstuma suya, ya que falleció en 2007).

Este nuevo recinto deportivo, de arquitectura de líneas futuristas y  que guarda un gran parecido con el “Toyota Stadium” ubicado en la ciudad homónima, en Japón (también proyectado por Kurokawa) tendrá una capacidad máxima de 67.000 espectadores se espera que esté terminado finalmente a fines de este año o el próximo, atendida la rapidez del avance de las obras.

Un estadio de lujo que ayudará a la postulación de Rusia como sede mundialista para el 2018 o para el 2022.

Yulia Savicheva – “Esli V Serdce Zhivet Lyubov’

El Petrovsky [Стадион Петровский]

Si bien los estadios completamente techados son lindos y muy funcionales, soy un nostálgico de los estadios a cielo abierto (a lo mejor por eso adoro el Camp Nou el último de su clase). en ese sentido es notable como las torres de iluminación pueden ser determinantes en la impronta e identidad de un estadio ¿Que sería del estadio nacional sin las torres albirrojas?

San Petersburgo (La “ventana de Europa” según Pushkin) es una ciudad muy especial, la ciudad imperial cuenta con variados lugares por los que uno debe forzadamente pasar, tales como el Palacio de Invierno, la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, los jardines de Peterhof, la isla de Kronstadt, etc

Vale, pero se me hace que también otra parada debiera ser el estadio Petrovsky [Стадион Петровский], donde en estos momentos hace de local el Zenit San Petersburgo, un estadio mediano tirando para chico (21.000 espectadores) situado en una isla en el delta del río Neva, que posee unas majestuosas torres de iluminación (muy de estadio soviético por lo demás) que le dan una prestancia única, una dignidad tremenda, una majestuosidad encomiable…. a la altura de la ciudad imperial

El Zenit se va del Petrovsky dentro de pronto para instalarse en el nuevo “Gazprom-Arena” emplazado donde estaba el antiguo Estadio Kirov, una auténtica lástima.

Imágenes del Petrovsky de noche para el partido entre el Zenit San Petersburgo y el Real Madrid por la UEFA Champions League.

El Zenit de San Petersburgo [ФК «Зенит» Санкт-Петербург]

Algunos derechos reservados por George M. Groutas

Ganó la copa de la UEFA el equipo que simplemente debía ganarla: el FC Zenit San Petersburgo.

Simplemente, porque de la mano técnica del holandés Dick Advocaat en la banca – interesante que, ironías del destino, se vuelva a dar ese histórico crossover entre los Países Bajos y la “ciudad imperial” – se pudo ver en su expresión plena lo que el mítico entrenador Rinus Michels hablaba de lo del “fútbol total“, contundencia ofensiva, técnica en velocidad, los movimientos sin balón de los jugadores, etc. Si hubiese estado vivo Michels se habría regocijado.

Recuerdo en especial el partido que jugó el Zenit de visita ante el Bayer Leverkusen, le propinó un 4 a 0 tan demoledoramente contundente que los hinchas alemanes tuvieron que aplaudir a rabiar a este equipo por tan sublime expresión de fútbol.

Hay razones por las cuales declaro oficial mi simpatía por este club ruso: aparte de mi rusofilia declarada desde  hace ya bastante tiempo, es el club oriundo de una de las ciudades mas bellas de Rusia y de Europa y hace de local en un estadio muy característico (el Petrovsky, el cual ya escribiré acerca de él).

Felicitaciones al campeón.

Yulia Savicheva – “Priviet